Tips para limpiar monedas de cobre antiguas sin dañarlas

Como aficionado a la numismática, sabrás la importancia de conservar las piezas de colección en excelente estado. La limpieza de las monedas antiguas de cobre es importante para evitar un deterioro excesivo, pero también es recomendable para que no se acumulen bacterias y óxido.

El problema de hacer este mantenimiento es que muchas veces se procede de forma incorrecta y las monedas terminan perdiendo no solo su forma sino su valor. Lo cual representa uno de los peores miedos de los numismáticos.

¿Cómo limpiar monedas antiguas de cobre para que brillen?

Antes de mencionar los tips para limpiar monedas antiguas, es preciso resaltar que no es necesario pulirlas hasta sacar brillo, ya que la mayoría de los coleccionistas prefieren monedas con un poco de patina. Es decir, con la capa verdosa que suele formarse en este material. Incluso, este compuesto le añade un valor especial, debido a que precisamente la pátina es una prueba contundente de su antigüedad.

En todo caso, para mantener limpias las monedas es necesario someterlas a un proceso cuidadoso, independientemente de que se apliquen métodos caseros o productos industriales. Esto se debe a que muchos procesos pueden causar daños en la forma de la moneda, por ello si la pieza es muy antigua la recomendación es evitar su limpieza. Sin embargo, algunos de los productos que suelen ser utilizados son:

1. La mezcla de vinagre y sal

Uno de los líquidos más versátiles que existen es el vinagre. Su poder de limpieza es ideal para diversos procedimientos en el hogar, no obstante su utilidad no para allí, ya que resultan de gran ayuda para hacer mantenimiento a las monedas de cobre.

Para obtener un buen resultado, se debe mezclar en un bol la misma cantidad de vinagre y agua caliente, aparte de ello, se debe añadir un poco de sal. Posteriormente, se deben sumergir las monedas durante 30 minutos, al culminar este tiempo se sacan y se les lava con un poco de agua fría. Finalmente se deben secar hasta eliminar totalmente la humedad.

2. Agua y jabón

Este es el método clásico que se emplea para mantener en buen estado las monedas de colección, debido a que se trata de una técnica poco abrasiva. Para lograr un buen resultado, en un balde o bol se mezcla agua caliente con el jabón usado para lavar platos, tras pasar una media hora se retiran las monedas de forma individual. Para retirar los restos de suciedad o humedad se puede pasar papel absorbente o un paño de algodón seco.

3. Alcohol y sal

Es sorprendente como el alcohol en combinación con la sal pueden generar resultados de limpieza sorprendentes sobre los metales. Para realizar el proceso se deben colocar tres cucharadas de sal en un vaso y medio de alcohol.

Ambos productos deben mezclarse bien hasta conseguir que se diluya la sal por completo. Si están muy sucias las piezas, es posible dejarlas sumergidas por varios días, de lo contrario con un par de horas bastará. Al finalizar el procedimiento se recomienda lavar las monedas con agua destilada, de esta manera no quedará resto de la mezcla a la que fueron sometidas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *