Noticias y Actualidad

Limpieza y conservación de monedas Parte I

Vamos a repasar los agentes que erosionan nuestra preciada colección de monedas, hay que conocer al enemígo para combatirlo.

Sulfuro de hidrógeno

El aire tiene gran variedad de contaminantes, uno de ellos, el sulfuro de hidrógeno reacciona con los metales produciendo la oxidación, formando una película en la superficie de la moneda. Algo muy común. Y a veces aprecidas cuando deja en la moneda unos  tonos dorados o azules en monedas de plata, pero si el proceso de oxidación sigue la pátina se volverá muy gruesa y de color negro asqueroso. Limpiarlas suele dar peor resultado.

Para prevenir el desgaste químico producido por el sulfuro de hidrógeno debemos de guardar las monedas en contenedores que aíslen la moneda lo más posible del aire. El problema es que no se ha descubierto un contenedor 100% estanco y el aire siempre encuentra un camino para reaccionar con la moneda, pero esto no quiere decir que haya albumenes de peor o mejor calidad, con mayor o menor protección.

No más del 35% de humedad

Un temperatura moderada y una humedad baja son buenas para conservar adecuadamente nuestra colección de monedas. Las monedas sufren desgaste químico a partir del 35% de humedad del aire. Superado este valor se produce corrosión que la reduce a polvo ¡a polvo señores! , se presenta en forma de manchas  de color verde  sobre la superficie de la moneda. El cobre es más susceptible de sufrir corrosión que otros metales utilizados en la fabricación de monedas.  Asi que si vives en el Caribe, vigila tu colección amigo mio.

Podemos mantener un entorno seco en la habitación donde estén las monedas  puedes utilizar  gel de sílice, es un material cristalino que actua como desecante. El gel de sílice absorve humedad del ambiente cuando este está húmedo y devuelve la humedad cuando el ambiente se vuelve peligrosamente seco, por lo que regula y establiza la humedad. ¡Una maravilla! Fijate en la marca y su forma de utilización, ya que algunos tiene indicadores de saturación. Nuestra recomendación es que compres buen material numismático online ya que te saldrá algo más barato que en una tienda física.

limpieza de monedas
Ejemplo de manchas verdes de corrosión

La huella del delito

Si alguna vez has puesto un dedo sobre una moneda recién acuñada, todo un privilegio por cierto, esa huella puede acabar en cuestión de meses convirtiéndose en una marca de tu zarpa, esto es debido a que los dedos tienen grasa y ácidos. Deberemos usar guantes de algodón o látex como medida de prevención para manejar especialmente las monedas que conserven la lustre de ceca. Usemos guantes o no, siempre asir la moneda por los cantos para evitar en todo lo posible la fricción y desgaste de la pieza. Si vemos que hemos puesto los dedos, la limpiaremos con un algodón y alcohol  rápidamente antes de que aparezca la marca y tener que usar otro tipo de limpieza más drástica, como por ejemplo frotar con una goma de borrar de nata y limpiado sus mismos restos.

Manchas de Carbono

Si hablas delante de una moneda, puedes salpicarla con saliva que puede producir una mancha negra en la superficie de la moneda. Esa mancha, carbono reducido, está incrustada en el metal y removerla sin causar daño a la superficie de la moneda es virtualmente imposible. Suele aparecer en monedas de cobre. Asi que traga saliva antes, o lavala después, pero te recomendamos que no lo saques del paquete de plástico para monedas de colección cada dos por tres, y sobre todo nada de hablar encima de ella.

limpieza de monedas

Ejemplo de mancha de carbono

Segurimos la proxima semana,  hablando del mantenimiento de nuestro querido y apreciado tesoro. Estaros atentos.

NUMISMANÍA

Síguenos en Facebook.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *